Browsing articles in "Política Haitiana"

Solidaridad con Dignidad: No se olviden de Haití

Dec 1, 2010   //   by admin   //   Artículos de interés, Ayuda humanitaria, Blog, Derechos Humanos, Política Haitiana  //  No Comments

La solidaridad es la muestra de fraternidad, amor y compasión de la  somos compromisarios, ante el necesitado, el más débil y sufrido. Pero esa solidaridad debe ofrecerse con dignidad, amor y respeto al que la necesita.

Haití como pueblo empobrecido por quienes han sido los amos y señores durante más de 500 años de historia de opresión, violencia y expropiación de las riquezas de la primera nación americana en ofrecer al mundo el ejemplo de romper las cadenas de la esclavitud de los negros contra la potencia esclavista de Francia y su emperador Napoleón Bonaparte, necesita del mundo una verdadera solidaridad, que esté cargada de amor, entrega y compasión.

Ese amor y entrega hacia Haití,  fue lo que experimentamos durante 13 días que estuvimos  en distintas comunidades vascas socializando la actual realidad haitiana, agrada con el terremoto del pasado 12 de enero de 2010, el brote de cólera y la perspectiva del pueblo haitiano en sus aspiraciones de construir su propio destino. La práctica amorosa del pueblo vasco con Haití no tiene ejemplo. Ha ofrecido ayuda humanitaria a través de las Hermanas Mercedarias que tienen una casa allí para levantar una serie de obras sociales en Jacmel que estamos seguros contribuirán a mejorar la educación y la insalubridad, agravadas después del terremoto y más recientemente con el brote de cólera y el paso del huracán Tomás.

El terremoto del 12 de enero dejó al descubierto una realidad de exclusión social total que padece el pueblo haitiano. En 35 segundos más de 300 mil personas perdieron la vida, según estadísticas oficiales ofrecidas por el Presidente haitiano Rene Garcia Preval. Read more >>

Las razones de un Estado fallido en Haití

Nov 29, 2010   //   by admin   //   Artículos de interés, Blog, Derechos Humanos, Política Haitiana  //  No Comments

Las imágenes que llegan de Haití son estremecedoras. No es ninguna novedad, pero últimamente -sobre todo desde el terremoto de enero de este año- todo el mundo ha podido ver la situación trágica en que se encuentra Haití. Ante este paisaje humano, hay que preguntar qué pasa en aquel país. ¿Cómo es posible que el impacto de un terremoto haya tenido unas consecuencias tan trágicas?

Desde República Dominicana, donde hace poco he estado para evaluar unos proyectos de lucha contra la pobreza, hay quien dice que lo que está ocurriendo en el Estado vecino es un castigo de Dios como consecuencia de que la mayoría de haitianos profesan el vudú. Evidentemente, la mayor parte de la gente no cree en esta teoría, pero sí que mucha se pregunta: ¿qué pasa a Haití?

A esta pregunta hay que responder con dos respuestas. La primera se relaciona con la vulnerabilidad de la población y la segunda con las razones por las cuales se ha llegado a esta situación. La primera pregunta es más sencilla de responder: el problema de Haití no es que sufra los rigores climatológicos propios de las islas caribeñas, si no que la pobreza de su población hace que cada huracán, terremoto o lluvia tropical suponga una hecatombe. Hay que señalar que estamos hablando de un país que tiene una población con una esperanza de vida de 51 años, que el 78% de la gente vive con menos de dos dólares diarios, y que solo el 52% tiene agua potable y el 32%, drenaje. Con este panorama social, la vulnerabilidad de la gente es extrema y, por eso, mientras que un terremoto de siete grados de la escala de Richter en California supone una docena de muertos, en Haití mueren (tal como sucedió el año pasado) 200.000 personas.

La segunda respuesta es algo más complicada. De entrada, hay que mencionar tres elementos: el legado del colonialismo francés, el impacto de las intervenciones norteamericanas que ocuparon y administraron el país desde 1914 hasta 1934, y el peso de una feroz y depredadora dictadura que empezó en 1957 y reinó hasta 1986. Esta dictadura, comandada por François Duvalier (conocido como Papa Doc) supuso un éxodo de la gente más capaz y un empobrecimiento del resto.

No hay duda que la dictadura fue uno de los capítulos más tristes, crueles y corruptos de la historia del país. Aunque quizá no se tiene que atribuir todo lo que se vive hoy en Haití a lo que pasó hace dos siglos o al legado de una dictadura.

Cómo ya se sabe, a principios de los 90, el sacerdote salesiano Jean-Bertrand Aristide ganó unas elecciones con un movimiento popular llamado Lavalas. La población tenía depositadas muchas esperanzas en este nuevo líder, pero en 1991 un militar (Raoul Cédras) interrumpió la experiencia democrática. Con Cédras, el país volvió a sufrir un régimen dictatorial. Poco después, en 1994, la Administración norteamericana volvió a invadir el país, pero esta vez para reponer en el poder al antiguo presidente electo.

El problema es que, desde entonces, Aristide y su succesor, René Préval (desde 1996), han podido hacer muy poco para llevar a cabo las políticas que creían necesarias, puesto que junto con la democratización de las instituciones también se liberalizó completamente la economía y se privatizaron las pocas empresas estatales que quedaban, a la vez que se desmanteló la poca infraestructura todavía en manos del Estado.

Hay que señalar que Haití sufrió una trágica combinación: la de la democratización institucional, la liberalización económica y el desmantelamiento del Estado. Esta combinación ha supuesto el empobrecimiento de los campesinos, la caída de la producción, la ruina de la poca industria y servicios del país y, además, la incapacidad de los gobiernos de poder hacer efectivas las políticas sociales, educativas y de seguridad más elementales. Fue en este contexto en el que, el 12 de enero, Puerto Príncipe sufrió un apocalíptico terremoto.

Lo peor de lO ocurrido es que a raíz de las políticas mencionadas ha sido imposible atender a las personas afectadas por el seísmo. Mucho del dinero y de las donaciones que llegaron a Haití hace 10 meses todavía no se han podido gastar. Hoy el país está administrado por una constelación de organizaciones internacionales que no tienen la capacidad de atender de forma coherente ni ordenada a los damnificados. Y el Estado tampoco puede hacerlo. En este contexto, ayer se celebraron elecciones para escoger un presidente, 99 diputados y 11 senadores. Muchas voces exclamaron que quizá se tenían que aplazar las elecciones, pero la OEA, la ONU y EEUU dijeron que era necesario escoger una autoridad democrática para poder avanzar en la reconstrucción. Quizá tienen razón, pero existe el peligro de pensar que las elecciones y la designación de nuevos representantes supone la creación del Estado. No se tiene que confundir un presidente con un Estado, y lo que necesita Haití es esto último.

Noticia original de Salvador Martí Puig, Profesor de Ciencia Política de la Universidad de Salamanca.

Haití cancela su deuda con el Banco Interamericano de Desarrollo

Oct 1, 2010   //   by admin   //   Artículos de interés, Blog, Política Haitiana  //  No Comments

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció hoy la cancelación de la deuda que tenía pendiente Haití, que ascendía a 484 millones de dólares, tras recibir una aportación de 204 millones de dólares de Estados Unidos.

La cantidad aportada por Estados Unidos, explicó el BID, es en realidad un anticipo de la contribución que debe hacer al Fondo para Operaciones Especiales (FOE), la ventanilla de préstamos blandos del Banco.

“Estamos muy agradecidos por esta contribución de Estados Unidos, que nos permitirá aliviar a Haití de todas sus obligaciones de deuda con nosotros”, dijo el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, en un acto público.

“Esto va a liberar millones de dólares en asistencia para el desarrollo de Haití, sin crearle una carga futura a un país que sigue enfrentando enormes desafíos. Esta es una valiosa reafirmación del compromiso de la región y de la comunidad internacional por lograr un mejor futuro para Haití”, apuntó.

El BID es el mayor donante multilateral de Haití, país que sufrió un devastador terremoto el pasado 12 de enero.

Tras esta catástrofe, la Asamblea de Gobernadores del BID acordó en marzo donar a Haití 200 millones de dólares al año durante una década.

Moreno compareció hoy junto con la subsecretaria para Asuntos Internacionales del Departamento del Tesoro de EE.UU., Lael Brainard, quien hizo hincapié en el compromiso de Washington por ayudar al país caribeño.

“Gracias al firme apoyo de nuestro Congreso, Estados Unidos hoy está entregando ayuda en efectivo para mejorar las vidas del pueblo haitiano”, dijo.

El jefe de misión de la embajada de Haití en Estados Unidos, William Exantus, representó al Gobierno haitiano en la ceremonia celebrada en la sede del BID en Washington.

El Gobierno de EE.UU. se ha comprometido a aportar 237,4 millones de dólares para el Fondo para Operaciones Especiales del BID, que ofrece préstamos en condiciones favorables a los países miembros menos desarrollados del Banco.

Los 204 millones adelantados el miércoles permitieron proceder con la cancelación de la deuda de Haití. Gracias a otras medidas de asistencia previas, el Gobierno haitiano había quedado exento del servicio de dicha deuda.

Además, el anticipo estadounidense hará disponibles otros 60 millones para nuevas donaciones a Haití.

Desde el terremoto, el BID ha aprobado donaciones a Haití por un total de 166 millones de dólares, destinados a financiar la reparación de infraestructuras clave, como sistemas de distribución de agua y la red eléctrica, así como la construcción de carreteras y escuelas provisionales.

Otros proyectos respaldan la agricultura y promueven la creación de empleo mediante el desarrollo del sector privado. En lo que va del año, el BID ha desembolsado más de 118 millones de dólares para diversos proyectos en Haití.

En paralelo, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, nombró hoy a un funcionario de su departamento, a Thomas C. Adams, como coordinador especial de la ayuda de EE.UU. para Haití, lo que incluye no solo la aportación de fondos, sino la coordinación diplomática y de las tareas de reconstrucción con el Gobierno del país caribeño.

La cooperación al desarrollo como arma política

Nov 23, 2009   //   by Miwel   //   Blog, Derechos Humanos, MINUSTAH, Movimientos Sociales, Política Haitiana  //  1 Comment

HT

Desde hace mucho tiempo es sabido las relaciones que muchas veces se dan entre la cooperación al desarrollo y la política exterior de los países,siendo la primera un instrumento de esta última.

Claro ejemplo de ello es un artículo aparecido en Argenpress en donde se puede leer que el Gobierno de Estados Unidos, a través del USAID (la Agencia Internacional de Desarrollo de Estados Unidos), va a financiar con un coste de 5 millones de dólares la ampliación de la Base de la MINUSTAH en Cité Soleil, además de la reconstrucción de la comisaría de la policía, la adquisición de equipos e infraestructura para el entrenamiento. Para ello se prevé el derribo de unas 155 edificaciones, la mayoría de ellas viviendas. En esta web ya se ha visto las condiciones en las que vive la gente en dicho barrio, así como las dudosas operaciones que en el mismo ha efectuado la MINUSTAH, por lo que la financiación de dichas estructuras militares poco tiene que ver con la cooperación al desarrollo.

Más grave todavía es la información aportada en dicho artículo, por la ONG Zamni Lasante (dirigida por el prestigioso doctor Paul Farmer y de la que hemos hablado en las entradas dedicadas a la salud en Haití) y el Centro de Derechos Humanos Robert F. Kennedy en donde se acusa a la administración Bush,  de bloquear un crédito de 146 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para diversos proyectos en Haití, entre los que se incluye e acceso al agua potable, para precipitar la caida del entonces presidente del país Aristide.

Se puede acceder al artículo compelto que resulta sumamente interesante pinchando aquí.

El presidente Preval designa a Jean Max Bellerive como nuevo primer ministro

Nov 11, 2009   //   by admin   //   Blog, Noticias, Política Haitiana  //  No Comments

El presidente de Haití, René Preval, designó este viernes a Jean Max Bellerive como nuevo primer ministro en sustitución de Michèle Pierre-Louis, que fue expulsada hoy del cargo, doce meses después de asumirlo, a través de una moción de censura aprobada en el Senado, según informó un senador del partido gobernante. Bellerive era hasta ahora ministro de Planificación y Cooperación Exterior.

Jean-Max-Bellerive

La moción de censura contra Pierre-Louis estuvo motivada por su presunta mala gestión de los millones de dólares destinados a la reparación de las infraestructuras dañadas tras el paso de las tormentas tropicales que han afectado a Haití. La resolución fue respaldada por 18 de los 29 senadores tras una sesión de más de nueve horas que no contó con la presencia de la primera ministra.

Pages:123»

Buscar artículos

libro-haiti
Descarga gratuita del libro "Haití cuando las vidas tiemblan" que es un proyecto de comunicación solidaria que busca profundizar en la realidad haitiana, saber qué está pasando en las vidas de la gente con la perspectiva de los años tras el terremoto

libro-haiti
Aprovechando el recordatorio del aniversario del terremoto en Haití, desde Lanbi Elkartea queremos presentar la memoria de actividades de la intervención post-terremoto que ha desarrollado nuestra organización en Haití...

Haití en imágenes

Please specify a Flickr ID for this gallery

Libro “Viaje a la sostenibilidad”

libro-haiti
Los derechos de autor de este libro serán destinados a Lanbi Elkartea, que a través del programa ‘Ikas dezaten’ colabora en diversos proyectos educativos en Haití

Translator